Contáctanos

InfoEnergía

El riesgo climático y su abordaje mediante pruebas de estrés

Cambio Climático

El riesgo climático y su abordaje mediante pruebas de estrés

Una de las temáticas de gran protagonismo en los últimos años en diversos ámbitos, entre ellos a nivel de gobierno y el mundo corporativo, es el riesgo de cambio climático, con sus impactos presentes y futuros. Solemos relacionar este tipo de riesgo con situaciones vinculadas al clima y sus derivaciones, como por ejemplo huracanes, sequías o incendios forestales.

El riesgo climático y su abordaje mediante pruebas de estrés

Una de las temáticas de gran protagonismo en los últimos años en diversos ámbitos, entre ellos a nivel de gobierno y el mundo corporativo, es el riesgo de cambio climático, con sus impactos presentes y futuros. Solemos relacionar este tipo de riesgo con situaciones vinculadas al clima y sus derivaciones, como por ejemplo huracanes, sequías o incendios forestales. Ahora bien, al tratarse de un área de estudio bastante incipiente en Latinoamérica, es común que nos preguntemos qué debemos entender concretamente por riesgo climático, cuáles son todas sus implicaciones, qué incidencia puede tener sobre nuestro entorno y cómo deberíamos responder.

Bajo el marco de gobierno ambiental, social y corporativo, se impone en las agendas de las organizaciones la consideración de las decisiones que afectan al medioambiente, junto con acciones de corrección y mitigación. En muchas industrias, lo anterior ha derivado en un proceso de ajuste gradual, hacia formas de producción de bienes y servicios más limpias, menos contaminantes. Sin embargo, en esta búsqueda de la sostenibilidad, el tiempo y la medida en los cuales se obtengan los efectos deseados son inciertos. Esta situación, plantea así distintas trayectorias posibles de cambio climático, dependiendo del nivel de acuerdo global y de la efectividad de las iniciativas tendientes a reducir el deterioro ambiental.

Ante escenarios de acción lenta, enfrentaremos la continuidad o el agravamiento de los eventos con impactos físicos negativos (por ejemplo: mayores costos asociados a contingencias, a la interrupción comercial, al mantenimiento y reparación de activos dañados). Por el contrario, en contextos de acción más rápida, surgirán riesgos asociados al proceso de transición hacia una economía más “verde” (por ejemplo: nuevos impuestos, restricciones a las emisiones de gases de efecto invernadero o cambios en preferencias del público por opciones más sustentables).

En materia de buenas prácticas, han sido los supervisores del sector financiero en Europa quienes dieron los primeros pasos, con publicaciones y ejercicios de medición del riesgo climático consistentes con un marco metodológico estándar para la industria, publicado en 2021 por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Dicho marco, constituye la principal referencia para la inclusión del riesgo de transición en ejercicios de estrés climático y se sustenta, por un lado, en el concepto del “precio del carbono”, asociado a la cotización de bonos o créditos que representan derechos para la emisión de dióxido de carbono, y por otro, en un modelo de elasticidad, un tipo de análisis microeconómico utilizado para proyectar el impacto del costo de dichas emisiones sobre la actividad de las empresas.

En complemento, cuando hablamos de pruebas de estrés, nos referimos a ejercicios que parten de la definición de escenarios económicos, donde se asumen deterioros sobre variables relevantes, que impactan sobre el comportamiento de los principales factores de riesgo que influyen sobre el negocio de una entidad. Luego, se establece la lógica con la cual la evolución de tales factores derivará en la proyección de saldos en cuentas de balance, ingresos y egresos del estado de resultados y otras métricas. Por último, con el fin de facilitar la interpretación, el gran volumen de datos obtenidos se resume en indicadores de riesgo y de gestión, que permitan exponer de forma clara los efectos del estrés sobre la organización.

La inclusión de riesgo climático en las pruebas de estrés puede entenderse entonces, como la integración de metodologías que tienen puntos en común y algunas diferencias. En cuanto a estas últimas, un escenario de cambio climático que pretenda cubrir el riesgo de transición debe mirar el largo plazo, al menos 30 años. Con lo cual, las pruebas de estrés tradicionales, que suelen contar con horizontes de entre 2 y 5 años, deberán adaptarse y extenderse significativamente.

Entre las similitudes, el principal dato de entrada son las proyecciones económicas y ambientales, que deberán combinarse para conformar escenarios completos. Cabe destacar que existen fuentes de información científica, que proveen parámetros relevantes, tanto para la consideración de los impactos físicos, como para la aplicación de modelos basados en trayectorias de transición hacia formas más limpias de producción.

De este modo, si el modelo de pruebas de estrés es lo suficientemente robusto y flexible, podrá incorporar a las variables requeridas para la inclusión del riesgo climático y los efectos de estas deberán dialogar con los demás factores de riesgo, de forma tal que las proyecciones financieras respondan a todos los componentes de los escenarios ampliados.

Este tipo de análisis resulta indispensable, cuando una institución decide enfocarse en las oportunidades que surgen del proceso de transformación, orientando su estrategia hacia los negocios que mejor se adapten al cambio. Al mismo tiempo, promover la incorporación de la cuestión ambiental y del riesgo climático en el marco de gestión, de forma transparente y transversal, reforzará el propósito y permitirá optimizar retornos a largo plazo.

Finalmente, el correcto abordaje de este tipo de riesgo y una robusta cobertura en términos de gobierno, procesos y herramientas de decisión, constituirán para todas las organizaciones y en particular para el sector financiero, un requerimiento crítico y un diferenciador de cara a los próximos años.

Fuente: El Economista

Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir Arriba