Contáctanos

InfoEnergía

Por exceso en el consumo de energía China prohíbe la minería de bitcoin

Cambio Climático

Por exceso en el consumo de energía China prohíbe la minería de bitcoin

Y por la dependencia en la energía y el impacto relacionado con el medio ambiente

Las autoridades chinas han comenzado a tomar fuertes medidas contra la minería de criptomonedas debido a su gran dependencia de la energía y el impacto relacionado con el medio ambiente.

Esto ha obligado a las empresas chinas dedicadas a la minería de criptomonedas a trasladar sus operaciones a otros países mientras Pekín redobla sus esfuerzos para perseguir a las empresas dedicadas a la minería y el comercio de bitcoin y otras monedas digitales.

Pekín siempre ha adoptado una postura dura contra las criptomonedas, por considerarlas volátiles y potencialmente desestabilizadoras, pero había tolerado la minería de bitcoin hasta hace poco.

La minería debido a su gran dependencia de la energía barata y su impacto en el medio ambiente, ahora choca con el compromiso de China de reducir las emisiones de dióxido de carbono en al menos un 65% para 2030, en relación con los niveles de 2005, y lograr la neutralidad del carbono para 2060.

China es el mayor minero de bitcoin del mundo por tasa de hash, representando cerca del 65% de la potencia total, según las últimas estimaciones del Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin de Cambridge. Sin embargo, la represión de China ha hecho que la potencia de cálculo global de la red se reduzca en un 50% desde abril.

China es el mayor minero de bitcoin del mundo por tasa de hash, una medida de la potencia de cálculo total utilizada para apoyar la red de bitcoin.

La creciente migración de empresas chinas de criptomonedas se considera un éxito para la campaña de Pekín por librar al país de la minería y el comercio de monedas digitales. El 21 de junio, el Banco Popular de China ordenó a Alipay, el principal proveedor de pagos por móvil, y a cuatro bancos estatales que dejaran de ofrecer servicios financieros para cualquier actividad relacionada con las criptomonedas.

La orden se produjo después de que los funcionarios del gobierno trataran de erradicar los centros de minería de criptomonedas en Sichuan, Mongolia Interior y Xinjiang.

Migración masiva: La minería de criptomonedas en China se muda al extranjero

Son muchas las empresas de minería de criptomonedas en China que se trasladan al extranjero para escapar de las medidas represivas por parte de Pekin.

La compañía BIT Mining, con sede en Shenzhen, informó hace unos días que ya había enviado 320 máquinas mineras a Kazajstán, un país de Asia Central vecino de China. Para el mes de julio, la compañía espera tener otras 2.600 máquinas mineras entregadas, y sus máquinas restantes serán enviadas a “centros de datos en el extranjero durante los próximos trimestres”.

La redistribución de BIT Mining se produce después de que una compañía eléctrica local cortara el suministro eléctrico a una filial de la empresa en la provincia china de Sichuan.

Al parecer, las autoridades de Sichuan han ordenado el cierre de 26 empresas sospechosas de estar implicadas en actividades de minería de criptomonedas. También solicitaron a los proveedores locales de electricidad que interrumpieran el suministro de energía a los proyectos de cripto minería, según los informes de los medios de comunicación.

Otra empresa de criptomonedas que se traslada al extranjero para escapar de las medidas represivas de China es Canaan. El fabricante de hardware de minería de criptomonedas con sede en Hangzhou dijo a principios de junio que había establecido su primer centro de servicio posventa en el extranjero, en Kazajstán.

Los precios baratos de la energía y la frontera compartida con China han convertido a Kazajistán en un destino cada vez más popular.

Por igual, Jiang Zhuoer, quien tenía unos 300.000 ordenadores para minería funcionando las 24 horas del día en 20 almacenes especialmente acondicionados, repartidos por el remoto norte de China, y que consumían suficiente electricidad como para abastecer a una pequeña ciudad; actualmente se está retirando de China. Él y varios inversores chinos, algunos de los cuales se hicieron multimillonarios gracias a la minería de bitcoin, están considerando enviar sus equipos a Texas y Tennessee.

Durante años, los mineros de criptomonedas fueron habilitados por el exceso de electricidad barata en China, donde una enorme flota de plantas de carbón y presas hidroeléctricas alimentó el ascenso del país en un gigante industrial.

En su apogeo en 2018, los buscadores de bitcoin de China representaron el 74% de la producción mundial de bitcoin.

Se dice que otras empresas chinas de criptomonedas están buscando trasladar sus negocios a Estados Unidos. Una empresa de logística con sede en Guangzhou dijo recientemente que había transportado por aire 3.000 kilos de equipos de minería de bitcoin a Maryland.

Las consecuencias para los nuevos países anfitriones

Algunas ciudades estadounidenses están adoptando un enfoque diferente al de China, ya que esperan atraer a más mineros de criptomonedas chinos señalando sus bajas tarifas energéticas. El alcalde de Miami, Francis Suárez, dijo la semana pasada a la CNBC que su ciudad puede ser un nuevo centro para las empresas chinas de minería de criptomonedas con su abundante suministro de energía nuclear a bajo precio.

En el último año, el interés de los mineros chinos ha crecido por países que no sólo tienen energía barata, sino también regímenes políticos estables, una regulación madura y un mejor apoyo político.

Las medidas de cierre en China y la posibilidad de irse al exterior, ha hecho que cada vez más, los mineros se están marchando a lugares como Texas, Dakota del Sur o Canadá, iniciando una migración masiva con implicaciones para la industria en evolución y las nuevas comunidades que la albergarán.

También hay dudas sobre la capacidad de las redes energéticas locales. Las monedas digitales necesitan una gran cantidad de potencia de cálculo para las transacciones y otras funciones, como la creación de nuevos suministros de criptodivisas. Esto requiere una gran cantidad de energía, a menudo se mide por gigavatios, o mil millones de vatios, para mantener los sistemas en funcionamiento. Cuanto más crece un sistema de criptomonedas, más electricidad necesita.

La llegada de la minería a escala industrial a las comunidades estadounidenses y de Canadá podría plantear las mismas cuestiones espinosas sobre el impacto medioambiental de la tecnología que han irritado a los funcionarios de China.

Investigadores de la Academia China de Ciencias Sociales predijeron este año que la industria minera del bitcoin en China podría consumir en 2024 más energía que Italia. Investigadores de la Universidad de Cambridge calcularon que los mineros de bitcoin consumían en todo el mundo más energía que Argentina.

En abril, un grupo de académicos dirigido por Dabo Guan, profesor de economía del cambio climático en la Universidad de Tsinghua, publicó un estudio que calcula la contribución de la minería de bitcoin a las emisiones de CO2 de China.

Llegaron a la conclusión de que, en ausencia de restricciones legales, el bitcoin estaba en camino de convertirse en una barrera “no insignificante” para los esfuerzos de China por descarbonizar su economía para 2024.

“La contribución del bitcoin a la macroeconomía nacional sigue siendo relativamente débil, sobre todo ahora que se ha convertido en un producto financiero con el que se especula”, dijo Guan. “El gobierno preferiría utilizar la electricidad consumida por las granjas mineras en otras prioridades nacionales”.

Aunque los defensores de las criptomonedas afirman que la minería puede realizarse con energías renovables, como la solar y la eólica, Pete Howson, profesor titular de la Universidad de Northumbria (Gran Bretaña), dijo que los mineros siempre buscarán la fuente de energía más barata para seguir siendo competitivos frente a otros mineros.

Fuente: World energy trade

Sigue Leyendo
Tal vez te interese …
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir Arriba